Page 2 of 9

Poder Transformador

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”. – 2 Corintios 12:2 NVI

La naturaleza nos da muchos ejemplos que nos demuestran que cualquier material tiene un punto de quiebre, es decir que cualquier cosa bajo la presión correcta se rompe, hasta el diamante que es conocido como el material de mayor dureza en el mundo con una calificación de 10 en la escala de dureza de Mohs, se puede quebrar.

Nosotros no somos la excepción. Existen presiones que nos llegan a romper el alma, que pueden hacer que el dolor, la incertidumbre, la desesperanza, el miedo, la confusión o la decepción nos quiebren el corazón, y como resultado obtenemos personas con corazones rotos, personas incapaces de ser libres y amar.

Muchas de esas presiones llegan a causa de nuestras malas decisiones o las malas decisiones de otros que nos han afectado y nos han hecho daño, algunas tan fuertes como la muerte de un hijo, una infidelidad o una violación, otras aparentemente inofensivas como un abusivo en el colegio, o un padre que no cumple sus promesas, miles de ejemplos para diferentes presiones que han roto las almas de un sinnúmero de personas.

Muchos de nosotros no tenemos la posibilidad de seguir con nuestras vidas libremente porque llevamos ese dolor, seguimos con esas cargas y nos sentimos como juguetes rotos, vacíos, fatuos, sin propósito, es algo que nos carcome los huesos, eso que sentimos y que no tiene explicación, que se ha convertido en un fantasma.

Arrastramos nuestras miserias a donde vamos y entonces nos despercudimos el alma con los demás, nuestras relaciones personales son egoístas y llenas de miedos y prevenciones, entonces ocultamos la maravillosa persona que DIOS ha creado, su hijo, nuestro verdadero yo y su diseño original.

Perdemos nuestros propósitos porque dejamos que la vida nos lleve por donde ella quiera, y le ponemos al alma pequeños paños de agua tibia, como comprar cosas que no tuvimos, tal vez empezamos a hacer cosas que nos hacen sentir “adultos” y dueños de nuestras vidas, pero en el fondo sabemos que esto es un engaño.

La sed que sentimos es sed de perdón, de amar con libertad, de alcanzar nuestros sueños, de cumplir un propósito, de dejar entrar a DIOS en nuestras vidas, de espantar los fantasmas, de ser libres y poder amar sin reparos, sin condiciones, sin egoísmos.

DIOS es la respuesta a todas nuestras preguntas, sólo ÉL puede sanar un corazón roto, un alma quebrada, si lo intentamos en nuestras fuerzas sería como pegar el florero roto, no quedaría igual, pero en manos de DIOS los milagros ocurren y es el único quien puede sanar un corazón roto, el único que pueda curar un alma quebrada.

Debemos pedir su ayuda, permitir que ingrese con su poder transformador a nuestras vidas, que cubra nuestros faltantes, que sane nuestras heridas, que nos ame y que restaure nuestros sueños, pues sólo ÉL tiene el poder para que nosotros podamos perdonar, sólo ÉL conoce el camino de regreso a nuestro diseño original.

“Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu”. – 2 Corintios 3:18 NVI

El Evangelizador Moderno

En estos tiempos modernos los medios de comunicación se han multiplicado y existen muchas fuentes de información, las redes sociales nos han dado otras posibilidades y el mundo se ha vuelto pequeño. Muchos de nosotros criticamos los contenidos de las redes sociales y de internet en general, pero debemos entender que las cosas no son malas por sí solas, sólo tienen la naturaleza que les imprimimos.

En muchas ocasiones nos quejamos porque internet está repleto de pornografía, de frivolidades, de conceptos errados y cosas irrelevantes, realmente nos sentimos bombardeados de contenidos basura y nos desesperamos porque pensamos que la modernidad es un tema en donde nuestra fe no tiene cabida.

Pero más allá de dejarnos abrumar por la modernidad, internet y el tiempo convulso en el que vivimos, la idea es utilizar todo lo que el hombre ha creado en beneficio del reino y del nombre de nuestro DIOS, quiero decir que debemos imprimir su naturaleza bondadosa a cada una de las cosas que componen nuestra vida cotidiana.

Internet es una de las realidades de nuestra vida cotidiana, las facilidades de comunicarnos, de llevar mensajes y contenidos a personas en cualquier punto de la tierra, es una de las ventajas que deberíamos usar a nuestro favor, quiero decir a favor del mensaje de salvación, contenidos que edifiquen, rearguyan, permitan reflexionar o simplemente diviertan sanamente a los demás.

En la época del MAESTRO los discípulos tenían que caminar días y semanas enteras para llevar sus enseñanzas de una ciudad a otra, enfrentarse frente a frente a personas extrañas con culturas y creencias diferentes, que en algunas ocasiones defendían a sangre y fuego su posición en el mundo y sus falsos dioses.

Hoy debemos dar la batalla y aprovechar las “libertades” que la modernidad nos ofrece para el bien del reino, dejar de ser pasivos y tomar internet para hacer llegar a otras personas el mensaje de salvación, con contenidos de calidad, sin señalar a otros, sin agredir, con el amor que prodigó JESÚS a todos quienes le rodearon.

Muchos de nosotros nos quejamos de los contenidos basura de internet, pero los consumimos, seguimos medios de chismes, vemos videos violentos, replicamos chistes de mal gusto, incluso accedemos a ver material pornográfico o sensual, y no se trata de hacer sentir mal a nadie, lo que pretendo es que cambiemos nuestra posición defensiva en ofensiva.

Bombardeemos el mundo virtual con mensajes de amor, de esperanza, de reflexión, de arrepentimiento; levantemos el nombre de JESÚS en alto, sin decir que los demás son demonios, sin violentar a quienes son diferentes, sin creer que tenemos la única verdad, con compasión, con amor, con perdón, con sed por las almas.

Seamos los apóstoles y los evangelizadores modernos, demos a las nuevas generaciones la posibilidad de acceder a DIOS a través de los medios que ellos utilizan, con lenguaje que sea entendible, con mensajes relevantes, prácticos y actuales, recordemos la gran comisión y la bendición que viene sobre los esforzados y valientes.

Por favor, no repliquemos tonterías, no utilicemos el Facebook para chismosear, ni para fanfarronear, a nadie le interesa lo que come o viste un mortal como nosotros, la gente está ávida por conocer las lecciones del hijo de DIOS, que dio su vida por nosotros, por descubrir un DIOS grande, poderoso, misericordioso, justo, amoroso y fiel.

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”. Mateo 28:19-20

Mosquitos De Fruta

Desde niño me han gustado más las frutas que los dulces, sus olores, colores y sabores son únicos, infortunadamente las frutas están expuestas a los impopulares e insoportables mosquitos de fruta, llegan sin invitación a nuestras casas y acechan los fruteros tratando de infectar las frutas con sus patas sucias y poner sus repulsivos huevos en la superficie de cualquier pera incauta.

Lo cierto es que para un mal espeluznante siempre existe una cura prodigiosa, y fue cuando descubrí envuelto entre un aura purpúrea y hermosa algo tan simple y efectivo como el vinagre de manzana, que utilizado de manera inteligente se convierte en un arma eficaz contra los mosquitos de fruta.

El vinagre de manzana se debe verter en un vaso de vidrio revuelto con un poco de jabón lava loza y luego sellarlo con papel vinilo, finalmente se deben hacer unos huecos en el papel con un palillo; los mosquitos de fruta entrarán y se quedarán pegados en la mezcla para morir después de unos minutos.

Ahora que soy adulto y mi estado civil ha cambiado a casado, debo procurar el bienestar de mi familia y como todo hombre protector de su hogar le he declarado la guerra a los mosquitos de fruta y demás plagas en nuestra casa.

Una de las plagas más letales que quieren venir a ensuciar e infestar todo lo que nos rodea son los hábitos pecaminosos, por lo general vienen acompañados de la costumbre sobre lo sagrado, llegan a veces sin que nos demos cuenta dando la sensación de que no es nada importante.

Todas las ovejas sabemos que el enemigo no tiene afán en sus planes, va ejecutando sus artimañas con paciencia única, por eso debemos estar alerta y no permitir que esos “pecadillos” se vayan estableciendo como parte de nuestra vida cotidiana.

Siempre me he interesado por saber las causas por las cuales grandes hombres y mujeres de DIOS han “caído” en pecado, para aprender de las experiencias de los demás, y en todas las historias he descubierto un común denominador, se permitieron pequeños permisos y se fueron dejando seducir de sus propios deseos sin darse cuenta.

Me gusta comparar asuntos simples con ideas un poco más complejas para entender los misterios de la vida espiritual, por eso logré entender que las frutas son las bendiciones y propósitos que DIOS tiene para nuestras vidas y los mosquitos de fruta esas ideas, pensamientos, sentimientos, palabras y deseos que no nos edifican y con las que el enemigo busca pudrir nuestras bendiciones.

Tal vez, de entrada no son un problema mayor porque el hecho que revoloteen por ahí no es un peligro latente, pero si dejas que toquen tus frutas, aniden en ellas y se vuelvan parte de tu vida cotidiana, van a pudrir lo que estaba destinado para alimentarte y para tu deleite.

La santidad no es mística, ni etérea, es algo cotidiano y real, es la sumatoria de pequeñas victorias sobre nuestras imperfecciones y deseos pecaminosos. Es convertir nuestro día a día en un paso más para alcanzar la libertad que nos ofrece nuestro señor JESÚS con su victoria contundente en la cruz, morir lentamente a nosotros mismos y a nuestra carne.

Creo que todos los hombres somos visuales y por ello debemos tener especial cuidado con lo que vemos, porque simples imágenes que parecieran no tienen importancia pueden llegar a esclavizarnos e incubar adicciones tan fuertes que pueden llevarnos a la muerte espiritual.

Las mujeres pueden llegar a disfrutar el hablar de más de sus compañeros de trabajo, de su esposo, de su familia, de sus amigos, sin que ellas se den cuenta que su boca se va transformando en una fuente de agua salada, una fuente de maldición para las personas cercanas.

Si bien es cierto cuando aceptamos a JESÚS en nuestras vidas éstas cambian sustancialmente, y dejamos todo aquello que es explícitamente perjudicial para nuestras vidas, también es cierto que llegan otros pecados, otras pruebas y otras luchas que debemos afrontar como hijos de DIOS.

Cada uno sabe por su relación con DIOS aquello con lo debe tener especial cuidado, los anteriores fueron sólo algunos ejemplos de los mosquitos que acechan nuestras frutas, pero hay muchos más y por eso tenemos que ser estratégicos y usar la inteligencia de la cual DIOS nos dotó, para identificarlos y espantarlos, antes de que lleguen a incubarse en nuestra mente o en nuestras vidas.

El vinagre de manzana es la palabra y el poder de llevar cautivos todos nuestros sentimientos y pensamientos a DIOS, es tener presente las consecuencias de nuestros pecados y la relación de amor que tenemos con nuestro amado PADRE.

Instalemos trampas para esos mosquitos malsanos y hagamos que desaparezcan de nuestras vidas, no permitamos que ensucien lo que DIOS ha llamado sagrado, nuestras esposas o esposos, nuestros hijos e hijas, nuestras familias, nuestra congregación, nuestro ministerio, nuestra relación con DIOS, no permitamos que pudran nuestras bendiciones.

Una vez estén pegados en el fondo del vaso, luego de ser llevados a la presencia de DIOS, éstos desaparecerán y podremos disfrutar de los deliciosos mangos, de las jugosas peras, las refrescantes mandarinas y las dulces manzanas, porque nuestro PADRE ha dispuesto un frutero gigante para todos sus hijos.

Renovación Extrema: Edición Hogar

 

Hablaba hace unos días con un amigo acerca del material audiovisual disponible en televisión y en Internet actualmente, concluíamos que en un alto porcentaje el material que consumen las nuevas generaciones está contaminado con ideas que se centran en la satisfacción de los deseos individualidades, suprimiendo de alguna manera la idea del bienestar general y la conciencia colectiva.

Sin embargo, rescatábamos algún material que tiene mucho valor para la difusión de un mensaje diferente, y que sin ser explícitamente cristiano guarda mucho del mensaje que CRISTO nos dejó, programas de televisión como “Extreme Makeover”, buscan a través de una remodelación dar una nueva esperanza a las familias que han sido golpeadas por alguna dificultad o tragedia.

Cada uno de los capítulos del programa traía una historia diferente, familias que luchaban con enfermedades catastróficas, con una situación económica difícil o con cualquier otra situación de vida que los ponía en una prueba casi imposible de soportar, de pronto llegaba una luz de esperanza y después de mucho tiempo se dibujaban sonrisas en los rostros de sus protagonistas.

El título del programa tiene mucho que ver con lo que debemos producir en la vida de las personas que necesitan a DIOS, tanto como nosotros, y que se encuentran cansados de luchar en un mundo que cada vez más busca romper la relación que tenemos con DIOS y con nuestros hermanos, porque cuando pensamos individualmente la vanidad, el orgullo, la autosuficiencia y la banalidad nos atacan.

Renovación extrema: edición hogar es lo que necesitamos, renovar nuestra alma, mantenernos conectados a DIOS y a sus propósitos, renovar la concepción de hogar que tenemos actualmente, no se trata de una casa, se trata de un grupo de personas que tienen lazos del alma y que unidos buscan apoyarse para superar barreras, crecer en CRISTO y cumplir los sueños de DIOS.

Debemos vernos como una gran familia, porque somos hijos de un mismo padre, debemos hacer crecer los lazos que nos unen a DIOS para poder reconocernos como hermanos, debemos dejar de lado nuestra visión de individuo para tener conciencia de la colectividad en la que vivimos, porque juntos tenemos una mayor capacidad de crecimiento y evolución.

Llevar esperanza a personas que tienen sed de JESÚS es una de las misiones que debemos cumplir, y tal vez no es necesario que los mensajes sean explícitamente cristianos, porque de entrada aquellos que poseen argumentos en contra de DIOS pueden rechazar la ayuda, disfrazado de humanista cualquier mensaje de DIOS llega al corazón de los hombres que tienen sed de su palabra.

Porque las verdades de DIOS son universales e irrefutables, porque ÉL no se equivoca ni dice mentiras, porque un padre quiere armonía en su hogar y que sus hijos vivan como hermanos y no como enemigos. Porque desaseamos y pedimos un mundo mejor, pero se lo exigimos al gobierno, al pastor, al profesor, al vecino y no vemos que es responsabilidad de cada uno de nosotros.

Porque hay un lenguaje que todos entendemos: el amor, que más que un lenguaje o un sentimiento es una decisión; la decisión de verme en los demás, de apoyar, de ayudar, de dar la mano, de dar abrigo, de brindar un consejo, de ofrecer palabra de aliento, de regalar una esperanza, de construir con mi mente, con mi corazón, con mis manos y con mi boca un mundo mejor.

Renovación extrema, un cambio radical en todos nosotros, edición hogar, porque es la célula básica de nuestra sociedad.

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos

Entre Caníbales

Hace unos días escuché una historia sobre un misioneros cristiano que me hizo reflexionar mucho sobre los propósitos de DIOS y el poder que nuestras decisiones tienen sobre nuestra vida espiritual, quiero compartirlas porque traen esa clase de mensaje que necesitamos todos aquellos que seguimos el duro camino de una vida en CRISTO.

La historia tiene que ver con un misionero, del cual no recuerdo el nombre, pero a quien DIOS le pone la tarea de ir a una isla habitada por una tribu de caníbales para evangelizarlos. Es una historia fascinante desde el punto de vista de la obediencia y la confianza, aun cuando la razón le dice al hombre que es un suicidio.

A pesar de ser caníbales, los de la tribu son hijos de DIOS, por eso ÉL en su infinita misericordia le habla a su líder a través de un sueño y le dice que pronto llegarán del mar dos cajas, una pequeña que echa humo y otra más pequeña que lleva a un mensajero suyo con su familia, que no deben hacerles daño y que por el contrario deben acogerlos porque les mostrarán al verdadero DIOS.

El jefe estuvo días enteros mirando hacia la playa, pero no veía acercarse nada ni nadie, hasta que pasados un par de meses, vio un barco, nunca antes había visto uno, era como lo habían descrito en el sueño, una caja que echaba humo, pasado un tiempo, pudo ver una caja más pequeña con unas personas dentro de ella que se acercaban a la playa.

Efectivamente cuando el misionero llegó, lo esperaban en la orilla de la isla, lleno de miedo esperó lo peor, pero a cambio recibió un trato de rey, el jefe de la tribu había preparado todo para su llegada y contrario a lo que pudiera llegar a pensar, estaban todos dispuestos a escuchar el mensaje que les traía a todos los habitantes de la isla.

Pronto los dos hombres se hicieron muy buenos amigos y lo que originalmente se creía como un choque de culturas con un final espeluznante, llegó a ser una experiencia maravillosa llena de aprendizaje para ambas comunidades, de alguna manera descubrieron a un DIOS padre de todo el universo, sin fronteras, ni preferencias.

Tanto el misionero y su familia como el jefe y su tribu aprendieron el idioma de los otros, mientras el misionero les enseñaba la palabra de DIOS y cómo agradarle, el jefe y su tribu les enseñaban a cazar y a pescar, les contaban historias de sus antepasados y cómo habían vivido toda su existencia dentro de la isla. Era un tiempo de aprendizaje y conocimiento.

Pasados los años DIOS dijo al misionero que debía volver a su tierra y buscar un nuevo lugar para llevar su palabra, los nativos estaban abatidos pero respetaban mucho al misionero y amaban tanto a DIOS como para intervenir en contra de su voluntad, el misionero debía ir en busca de otros mundos de oscuridad para llevar la luz del SEÑOR.

Luego de despedirse de todos, el misionero se acercó al jefe y le preguntó: Jefe, ¿cómo va tu vida cristiana?, el jefe le respondió: es como si tuviera dos tigres en mi pecho, uno blanco y uno negro, el blanco representa todo lo que debo hacer en mi vida cristiana y el segundo representa todos lo deseos de mi carne, todo aquello que me gustaría hacer, pero que va en contra de DIOS y sus caminos.

El misionero reflexionó un rato y de nuevo preguntó: Jefe, ¿quién crees que va ganando?, el jefe lo miró a los ojos y le dijo: al que le doy de comer más… cuando le doy de comer a uno de ellos, éste se hace más fuerte y el otro se debilita, por eso leo constantemente la Biblia y oro sin descanso, diciendo esto señaló al cielo, su amigo misionero sonrió.

Creo que es una excelente enseñanza sobre las decisiones que debemos tomar en contra de las tentaciones y la lucha contra nuestra carne, con la evolución de nuestra vida cristiana debemos ejercitar nuestro espíritu para mantenernos fuertes en los momentos de verdad, debemos mantener débil nuestra carne para que no sea ella quien tome decisiones por nosotros.

DIOS no hace las cosas improvisadamente, esto demuestra que se preocupa por ambos hombres y sus comunidades, que nada es al azar cuando hablamos de nuestro PADRE, que todo cobra sentido cuando ÉL entra en escena; pero también nos enseña que obedecerlo y confiar en ÉL, siempre va mucho más allá de lo que algunas veces estamos dispuestos a arriesgar.

Más que una historia que no sé si es realidad o ficción es un ejemplo de cómo debemos confiar y obedecer a DIOS, así como también debemos estar dispuestos a cambiar nuestra realidad una vez hemos aceptado a CRISTO y a ejercitar nuestro espíritu para vencer nuestra carne y nuestra naturaleza pecaminosa.

Ahora, la pregunta que nos hace DIOS es: ¿Quién crees que va ganando?

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos

El Poder De La Palabra

Al principio de los tiempos nuestro DIOS utilizó la palabra para crear el universo, con sólo decirlo su poder creador hizo nacer el cielo, la tierra, los mares y la luz, todo sucedió en el primer día en la historia de la tierra. Podemos leerlo en Génesis 1:1 – 5.

DIOS al crearnos a su imagen y semejanza nos dotó de varias de sus características, una de ellas el poder de su palabra. Es importante saber que nuestras palabras están investidas de un poder excepcional, pueden ser fuente de bendición o de maldición según las decisiones que tomemos.

Las palabras se forman dentro de nuestra mente y toman de ella nuestras ideas, pensamientos, emociones y sentimientos. De ahí lo valioso que es alimentar nuestra mente con pensamientos e ideas que honren a DIOS.

Para que nuestra mente tenga, por decirlo así, el insumo necesario para generar y almacenar buenas ideas y pensamientos debemos leer la Biblia, consumir material audiovisual que nos edifique, dado que nuestras ideas y pensamientos son producto de los estímulos que recibimos del exterior.

Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala produce cosas malas del tesoro de su mal corazón. Les digo lo siguiente: El día del juicio, tendrán que dar cuenta de toda palabra inútil que hayan dicho. Las palabras que digas te absolverán o te condenarán”. Mateo 12: 35 – 36 (NTV).

En algunas ocasiones he escuchado decir: “La calidad de tu lenguaje, es la calidad de tu vida”, no sé quién fue el autor de esta frase, pero si me lo preguntan estoy de acuerdo con él o ella. Actualmente he llegado a la conclusión de que el lenguaje es una extensión de nuestro ser, parte de nuestro legado y paso por la tierra.

Por ello, es nuestra responsabilidad extender el reino de los cielos en la tierra y oficiar como embajadores de DIOS a través de nuestras palabras, el poder y la contundencia de una frase puede hacer nacer esperanzas en un desierto o destruir por completo a una persona.

El poder de la comunicación y en esencia el poder de la palabra es trascedente, como lo podemos ver en la bendición que Isaac dio a Jacob, que aunque se hizo bajo engaño, dio la posibilidad a Jacob de convertirse en Israel y ser padre de las doce tribus del pueblo de DIOS.

Es tal el poder de la palabra que incluso en la Biblia nos advierten sobre ello, en Santiago 3:5 nos revelan que la lengua es el timón de nuestra vida y que debemos girarla en dirección correcta, a fin de no traer destrucción y caos.

Todas las ovejas que seguimos a CRISTO queremos reflejar su amor, para que aquellos que no le conocen quieran conocerlo, para aquellos que intentamos pertenecer al reino de los cielos, es relevante la palabra, pero también su mensaje, tono e intención.

Eso no quiere decir que no podamos expresar sentimientos o emociones, que escojamos nuestras palabras como si fuéramos robots o asesores de un Call Center, sólo que debemos buscar un entorno que nos inunde de los estímulos correctos, sólo aquello que edifique nuestro espíritu.

Manteniendo nuestra mente llena de buenas ideas y pensamientos, estrechando nuestra relación con DIOS a través de la oración y la lectura de la Biblia, podremos construir una fuente de bendición para nosotros mismos y todos quienes nos rodean.

¿Acaso una higuera puede dar aceitunas o una vid, higos? No, como tampoco puede uno sacar agua dulce de un manantial salado. La verdadera sabiduría proviene de DIOS”. Santiago 3:12 (NTV).

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos

El fin de los tiempos

Como oveja he escuchado predicaciones de varios pastores que hablan del Apocalipsis, del libro de Daniel y muchos apartes de la Biblia en donde se hace referencia al fin de los tiempos, y más allá de que se acerque la segunda venida de nuestro señor JESUCRISTO y el juicio final, pensé de manera egoísta en mí y en lo que quiero para cuando llegue ese momento.

Recapitulé sobre todo lo que hecho y las diferentes circunstancias que han hecho que mi vida se llene de triunfos y derrotas, alegrías y llantos; supongo que todo ser humano normal tiene un compendio de días de gloria y otros en los que ha tenido que aprender a golpes alguna lección.

Pero más allá de eso, creo que he tenido una revelación, aunque para otros con mayor nivel espiritual o mental sea evidente y consideren que se trata de una obviedad; quiero compartirles que existen cosas trascendentes y otras circunstanciales, esa es la idea que me iluminó el cerebro hace un par de días.

Diferenciarlas es lo medular del asunto, realmente se trata de cómo hacer de nuestra vida algo trascendente, es decir cómo dejamos un legado. Para hacerlo gráfico debo referirme a la manera en que nosotros administramos uno de los recursos más valiosos que DIOS nos ha dado y de otro lado, analizar cómo se aplica el principio de mayordomía a este recurso.

Para adentrarnos en la simpleza del pensamiento moderno vamos a identificar al tiempo como un recurso, es decir, lo definiremos como un medio para conseguir un fin (utilidad) o satisfacer una necesidad.

Teniendo claro que se trata de un recurso, uno no recuperable, concluiremos que el tiempo considerado como un factor es un recurso no renovable, tan etéreo e importante como el oxígeno que respiramos.

Ahora, si repasamos el principio de mayordomía que nos explica JESÚS en su parábola de los talentos en Mateo 25:14:30, sabremos que ÉL nos explica un principio administrativo que nos impulsa a aprovechar y prosperar lo que se nos ha confiado porque no nos pertenece.

Muchos vemos en esta parábola solamente los talentos como dinero o como las habilidades o competencias con las cuales DIOS nos ha dotado, pero en términos generales, nuestro SEÑOR nos habla de recursos, entendiéndolos como los medios por los cuales haremos extender su reino.

Todos esos recursos que nos proporciona nuestro amado PADRE deben ser honrados, es decir aprovechados y prosperados en pro de la extensión de su reino, el tiempo es uno de los recursos que más despreciamos, quiero decir que no le damos la importancia que debería tener.

Desperdiciamos tiempo frente la televisión, en el trabajo con reuniones improductivas, en nuestra vida destinando este recurso a actividades que no van a extender el reino de DIOS en nuestras vidas o en la de otros.

 En la Biblia, JESÚS nos lo explica mejor en el pasaje de María y Martha que encontramos en Lucas 10:38–42, en donde el Maestro hace énfasis en la relevancia de los asuntos del reino, sin demeritar los afanes de nuestras vidas cotidianas y terrenales.

Si bien es cierto que las cuestiones de nuestras vidas terrenales son urgentes e importantes, también es cierto que no vamos a cumplir la gran comisión si nos dedicamos a ellas; en el cielo no vamos a recibir honores por asear la casa todos los días, pero sí por compartir la palabra con alguien que se sienta desesperanzado.

Porque en las crisis es donde abruptamente identificamos lo trascendente y lo circunstancial. A veces el padre que nunca tuvo tiempo para su hijo, de golpe hace un espacio en su agenda para llevarlo al hospital porque el joven sufre una sobredosis.

No esperemos que las crisis lleguen a nuestras vidas y nos hagan diferenciar a la fuerza lo trascendente de lo circunstancial, busquemos siempre administrar bien nuestro tiempo para hacer extender el reino de DIOS en nuestras vidas y en la vida de los demás. No esperemos el fin de los tiempos.

No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón”. Mateo 6:19-34 NVI

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos

Sólo Somos Un Instrumento

Me gusta la música y el arte en general, considero que DIOS nos dotó con la facultad de crear y de expresarnos en diferentes lenguajes, por eso algunas personas tenemos la bendición de entender este tipo sutil de lenguaje; los colores, los trazos, las notas, las palabras, las representaciones, elementos que pueden recrear mundos de emociones y sentimientos.

Indefectiblemente, nuestra naturaleza humana nos empuja a sentirnos frágiles y torpes si no estamos cerca de nuestro PADRE y creador, porque hacemos parte de una inmensa obra maestra y nuestro punto de convergencia es ÉL, la he llamado: “la sinfonía del amor”, entendiendo la naturaleza del corazón de quien es nuestro SEÑOR.

Alguna vez escuché un cuento en donde el protagonista le preguntaba a diferentes trabajadores lo que estaba haciendo y ellos le respondían sin emoción cosas como: pegando ladrillos, pintando paredes, apilando madera… hasta que llegó donde alguien que estaba juntando arena en un rincón y le formuló la misma pregunta, él le respondió emocionado, estoy construyendo una catedral.

La mayoría de las veces nosotros desconocemos el propósito que DIOS tiene para nuestras vidas, y nos dedicamos a renegar de nuestro presente inmediato, a no valorarlo y no ver en perspectiva las oportunidades que se nos presentan con cada experiencia y circunstancia. Tal vez, porque no entendemos que a pesar de nosotros mismos DIOS tiene el control.

Creer que cada vivencia, cada victoria, cada derrota es utilizada por DIOS para bendecirnos, bendecir a otros y extender su reino en la tierra, es parte de nuestra fe; quisiéramos entender el tipo de ritmo, de sonido, incluso el tipo de instrumento que somos dentro de la sinfonía del amor, pero es algo que sólo podremos descubrir cuando tengamos un encuentro real con ÉL.

Saulo de Tarso el futuro Apóstol Pablo tuvo que sufrir de ceguera temporal y una confrontación fuerte de parte de DIOS, para comenzar un ministerio que extendería la fe cristiana por muchas regiones del mundo conocido en su época. Quiero decir, DIOS antes de confrontarlo e incluso antes de que él naciera ya había valorado su pasión, liderazgo, disciplina y carácter.

Es posible que como Saulo, muchos hayamos caminado antes de la mano con el mundo, pero eso no quiere decir que no sirvamos para las obras del reino, o peor aún que no tenemos cabida dentro de los planes de DIOS, porque nos creemos sucios o inútiles; nuestra individualidad hace que todos tengamos diferentes virtudes para poner al servicio de DIOS y de su reino. Un sonido y una nota especial.

Muchas veces podemos llegar a pensar que si no somos pastores o evangelistas o adoradores o misioneros no podremos servir al SEÑOR, cosa que es falsa, a veces sólo se requiere trabajar desde donde estás para dar testimonio y llevar a otros a los pies de CRISTO, se trata de estar dispuesto a hacer lo imposible, estar dispuesto a creerle a DIOS.

En general nosotros mismos los creyentes decimos que DIOS no nos pide hacer cosas que nos superan porque ÉL nunca nos dejaría en vergüenza, pero creo que a DIOS le gusta que nos arriesguemos y que estemos dispuestos a pagar el precio más alto por su amor, el SEÑOR nos ayudará luego de examinar nuestro corazón y comprobar que estamos jugados a su favor.

Es como cuando mi sobrino intentó subir a una rama de un árbol, tiene seis (6) años y vio el asunto como una gran hazaña, trepar a la rama más baja de un arbolito, al principio observo que titubea y supongo que pensó desistir de su idea, pero le doy ánimo y comienza la aventura, me doy cuenta que llega a un punto donde se siente vencido y sus piernitas cuelgan y no tiene de dónde asirse, yo le ayudo, además de valorar su arrojo y le aliento a subirse a otro más grande.

Los violines dejan escapar sonidos que a mi gusto son el cielo en la tierra y a pesar de que son una caricia para mis oídos no puedo desconocer que para una obra completa hacen falta otros instrumentos, esos que tienen sonidos y notas diferentes, que complementan la composición y enriquecen la canción de manera tal que en conjunto suena maravilloso.

Cada uno de nosotros tiene un sonido y una nota, y no importa si no hacemos parte de los instrumentos más visibles dentro de la orquesta, tenemos un lugar sólo para cada uno de nosotros, así consideremos que nuestro trabajo actual no tiene conexión alguna con DIOS o no es importante. Acordémonos que construimos una catedral.

Las cosas no funcionan cuando condicionamos a DIOS, sino cuando le creemos: “Si me prosperas ayudaré a tu iglesia”, escucharía la voz de DIOS como un trueno diciendo: “Si ayudas a mi iglesia te prosperaré”. Debemos arriesgarnos y buscar nuestros propios desafíos, no intentar copiar otras obras. Todos somos únicos por eso tenemos una misión especial.

Tal vez no sea un violín, es posible que sea un platillo ruidoso y destemplado, pero sé que tengo un momento y un lugar especial en la sinfonía del amor, debo buscar mi sonido, debo acercarme al PADRE para encontrar mi propósito y mi valía, es ÉL quien me da una razón, un objetivo… y me equipa de todo lo que necesito para verle sonreír.

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos

Como Perros y Gatos

“Alaba, alma mía, al SEÑOR; alabe todo mi ser su santo nombre. Alaba, alma mía, al SEÑOR y no olvides ninguno de sus beneficios.” – Salmos 103:1 – 2 NVI

Muchos de nosotros tenemos mascotas que nos alegran el corazón y nos acompañan, o en su defecto alguna vez hemos estado cerca de alguna mascota de algún familiar o amigo. Así como nosotros, nuestras mascotas tienen nombres y por sus comportamientos decimos que tienen cierta personalidad; hay algunos alegres, otros medio cascarrabias y otros algo indiferentes.

Las mascotas más comunes son los perros, seguidos de cerca por los gatos; por lo menos eso nos revelan las estadísticas, sin embargo, hay quienes gustan de los peces dorados y otras personas que prefieren mascotas exóticas como cacatúas, serpientes o iguanas. Lo cierto es que a medida de que pasamos tiempo con estos animalitos, conocemos mejor sus formas de actuar.

Las personas como muchas de las mascotas que habitan en sus casas tienen diferentes comportamientos, pero los comportamientos que queremos analizar tienen que ver con DIOS; no recuerdo dónde escuché esto, pero quiero compartirlo porque creo que tiene mucho de verdad: hay personas que tienen alma de “perros” y otras que tienen alma de “gatos”.

Quienes tienen alma de perros piensan que si alguien les cuida, les alimenta, los acompaña, está pendiente de lo que hacen y les da regalos, este ser maravilloso debe ser DIOS; supongo que ellos temen a ese ser porque saben de su superioridad, pero también le aman, profundamente y agitan su alma y sus colas cuando le sienten cerca.

Quienes tienen almas de gatos piensan todo lo contrario, de ahí que los perros y los gatos no se lleven bien, ellos piensan que si hay alguien que les cuida, los alimenta, los acompaña, está pendiente de ellos y les da regalos, ellos son dioses, la vida les debe todo por adornar el mundo con sus resplandecientes vidas.

El punto no es que nos comparemos con mascotas, sino que tengamos en cuenta nuestra forma de ver a DIOS y cómo nos relacionamos con ÉL, pienso que lo más importante es darnos cuenta cuál es nuestra posición en el mundo, además de reflexionar sobre cuál es nuestra afinidad con DIOS, cuál es nuestro propósito.

Debemos saber que DIOS no es un genio al que le pedimos deseos sin límites, SEÑOR dame esto, dame aquello; ÉL no vive para nosotros, nosotros vivimos para ÉL. Creo que esa idea hace la diferencia de cómo le vemos y qué actitud debemos tomar cuando nos le acercamos y alimentamos una relación con ÉL.

Nosotros hemos sido creados para adorar, es decir nuestro propósito es honrar a un DIOS que a pesar de su divinidad, inmensidad y soberanía, busca a su creación, busca a sus hijos, porque disfruta de su compañía. DIOS no quiere que le adoremos para alimentar su ego, ÉL es un padre que quiere sentir las caricias y las risas de sus hijos.

Muchas veces he pecado y me he sentido culpable, pero también he experimentado la misericordia de DIOS; pienso en cada nuevo día como una oportunidad que me da el SEÑOR para seguir adelante, para evolucionar y madurar como su hijo, para luchar y buscar la santidad, para prosperar en todo sentido y de esta manera tener frutos que compartir con otro hijos suyos.

Quiero ser un perro, me veo como un cachorro que ve acercar a su dueño y siente que su corazón se inunda de alegría, que le teme, pero que al mismo tiempo le ama y entiende que existe una conexión muy fuerte entre los dos; más allá de un hueso, más allá de caricias y juegos, más allá de besos y mismos, hay una conexión de espíritus tan poderosa y profunda como el mar.

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos

Sigue Caminando

Estaba revisando el Facebook y vi que uno de los primos “peques” de mi esposa escribía en tono lastimero y con aire existencialista: “¿Será que somos títeres de DIOS o del diablo?”, a lo que ella le contestó algo así como: “Tenemos la libertad de tomar decisiones, nuestro destino es producto de ellas, no podemos culpar a los demás de nuestros errores”. La amé aún más por esa respuesta.

Hace unos días estaba tarareando una de las canciones que me gusta, se llama Keep Movin’ es de Toby Mac y es bastante buena y “pegajosa”, trata de alguien que le dice a una persona que se siente abatida: Sigue caminando, sigue adelante, hasta que la mañana venga, levanta tu cabeza porque esto aún no ha terminado.

Le habla como si fuera un soldado, como si estuviera en la mitad de una guerra, le hace saber que los días no serán fáciles, pero que no debe dejarse derrotar porque el SEÑOR lo ayudará a salir delante de cualquier situación; pienso que de eso se trata la fe, de creerle a DIOS, aun cuando las circunstancias nos digan lo contrario.

En realidad no es nada nuevo lo que dice, pero reflexioné en ello y vi en retrospectiva mis triunfos y derrotas, creo que todos tenemos momentos de los que no nos sentimos orgullosos y otros momentos de gloria en los que nos sentimos cerca del corazón de DIOS. Es tan humana la fragilidad de nuestra alma y tan divina la fuerza interior que Él les impregna a sus hijos.

Es un mensaje que me hizo pensar sobre la guerra de la que habla Pablo en Efesios 6:12, la que a veces pensamos sólo existe en ese pasaje y en la mente de los creyentes más paranoicos, pero que se vive en la tierra cada día y nos llena de angustia, nos desgarra el alma. Una guerra en la que podemos elegir el bando, la estrategia y las armas.

Aunque muchas veces la guerra es contra nosotros mismos, nuestros deseos oscuros y nuestras malas decisiones; hay una frase en la canción que fue el conector que me llevo a comprender que la guerra puede ser tan difícil como yo quiera: Puedo sostener tu mano, pero no puedo hacer que voltees la mirada hacia la libertad.

La traducción es mía, tal vez no sea la mejor, pero creo que encierra la idea de la frase y la idea principal de este escrito; no por escondernos debajo de las piedras la guerra no nos va a afectar, se trata de ser libres por medio de CRISTO, enfrentando nuestros miedos, miserias, luchas y pecados e hilando una cadena de buenas decisiones.

Imagino las viejas películas de soldados, cuando termina la guerra y el ejército regresa a casa: la mayoría aun siendo muy jóvenes corren a los brazos de sus padres o la novia de la foto que guardaba entre un bolsillo escondido en la chaqueta, habrá aplausos, sonrisas, flores y vítores de alegría por su regreso a casa.

Pero no todo será alegría también se mostrará el cuadro gris en donde quedará el recuerdo y la tristeza profunda del PADRE que perdió su hijo en cualquier batalla o lo imagina atrapado en medio del suplicio como prisionero de guerra.

Si él fuera el protagonista de la historia me gustaría verle desgastado por la ferocidad de la lucha, pero feliz de saberse vencedor y con la esperanza de abrazar al PADRE cuando termine el camino, por eso le grito: ¡Sigue caminando!, aun cuando sientas que no tienes fuerzas y el hambre, el frío y las heridas mermen tu cuerpo.

La esperanza de una vida mejor a su lado, la ausencia de dolor y odio, nos ayudan a seguir caminando, siente el olor del guiso preferido de tu casa, piensa en lo que dijo mamá: “Dispárale a la luna, hijo”, aférrate a algo que te imprima las fuerzas suficientes para regresar a casa y sigue caminando… “Quien cree en mí no morirá jamás, porque yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Publicado en http://www.conectadosconcristo.com por Mr. Cesos