DIOS Recompensa A Quienes Le Buscan

Amamos buscar la bendición de DIOS en nuestras vidas, pero olvidamos que la mayor bendición es tener una relación íntima con nuestro amado PADRE, no entendemos que la búsqueda de DIOS es un estilo de vida y estrechar nuestros lazos con ÉL, el objetivo primordial, lo demás es añadidura.

Cuando éramos niños lo más importante en nuestra vida era sentir el amor y la compañía de nuestros padres, incluso más que una vida llena de regalos, comodidades y juguetes. Pero para poder tener la presencia de DIOS con nosotros es indispensable tener fe, en su palabra, en su amor y en su poder.

Porque a DIOS no le gusta que no confiemos en ÉL. Para ser amigos de DIOS, hay que creer que ÉL existe y que sabe premiar a los que buscan su amistad. Hebreos 11:6 TLA

Pero, ¿Qué significa buscar a DIOS?, ¿Significa que está perdido?, no, buscar a DIOS es estar decididos a conocerlo y a hacer su voluntad, guiados por su palabra. Si queremos que DIOS reine en nuestras vidas debemos creerle a ÉL y no al mundo, pasar tiempo en su presencia y tener el deseo de agradarle en todo.

Buscar a DIOS, significa defender con firmeza nuestros valores, un ejemplo de ello es Asa rey de Judá, que tuvo el coraje de deponer del trono a su abuela, la reina madre Maacah, quien era una mujer idólatra y había hecho un poste obsceno dedicado a la diosa Asera. (Lee 2 Crónicas 17-18).

Buscar a DIOS, entonces significa aquello que no pudo hacer la reina madre Maacah, y es renunciar a todo aquello que ocupe el lugar que le corresponde a ÉL. Dejar la idolatría a un lado y poner a DIOS en el trono de nuestra vida. Incluso significa poner a DIOS por encima de nuestro cónyuge o hijos.

Buscar a DIOS también significa procurar su ayuda como primera opción, es decir creer que ÉL es la respuesta a todo, que en momentos de crisis ÉL es quien nos dará la victoria, que no son nuestros conocimientos o habilidades como hombres las que nos van a llevar a conseguir la solución a nuestros problemas, sino que ÉL es quien nos inspira a través de su palabra a conquistar las tormentas en nuestras vidas.

Nuevamente el rey Asa nos sirve como ejemplo, cuando es atacado por el ejército Etíope y Libio, entonces pide ayuda a DIOS y ÉL lo socorre y le da la victoria sobre sus enemigos (Lee 2 Crónicas 14:10-12); a veces, necesitamos entender que una crisis es una oportunidad para que el cielo se manifieste en la tierra. DIOS quiere intervenir, por eso espera que lo busquemos para que pueda manifestar su poder.

Buscar a DIOS es ser constante en tu fe, no es sólo hacerlo durante las crisis o por moda, tu búsqueda debe ser permanente. Debemos saber que las pruebas más duras llegan cuando somos más maduros espiritualmente, eso le pasó al rey Asa, sin embargo, no superó la prueba, él no pensaba que fuera probado en sus años maduros, bajó la guardia y pecó.

Lamentablemente el rey Asa, tuvo un buen comienzo pero un final desastroso, dejó de confiar en DIOS y cuando fue atacado de nuevo por sus enemigos, buscó alianzas y ayuda de otros reyes, así dejó la ayuda de DIOS de lado y perdió su favor (Lee 2 Crónicas 16:7-9). Por eso sufrió las consecuencias junto con el pueblo y su corazón se endureció, terminando sus días lejos de DIOS.

Por eso, es necesario que seamos constantes, que no olvidemos nuestro objetivo, que no renunciemos, ni perdamos la fe y la esperanza, ya que de nada sirve comenzar bien, si a lo largo del camino nos desviamos.

En conclusión, si queremos recibir recompensas de parte de DIOS, debemos buscarle todos los días y con sed insaciable. Recordemos que los ojos de DIOS están para fortalecer a los que tienen el corazón totalmente comprometido con ÉL. Pero ello implica un compromiso a largo plazo, no olvides nunca que la mejor recompensa es contar con su amistad.

Autor: Mr.Cesos

De vocación escritor, soldado del REINO y a la orden de SU MAJESTAD. En la actualidad sigo al más grande héroe de todos lo tiempos: JESÚS.