Cuando el pavo se nos sale de la olla

Globos

Hace algunos días atrás en muchos países se celebró el día de acción de gracias, básicamente en aquellos que deben sus orígenes a la llegada de conquistadores y colonos ingleses, en nuestras naciones latinas no es muy común, sin embargo me sorprende que algunas familias hayan celebrado esta fecha, la verdad es que se está convirtiendo en una tendencia mundial, tristemente porque está relacionada con el famoso “Black Friday” y el comienzo de la “navidad comercial”.

No quiero decir que la navidad sea mala o buena, sino que debemos entender esta fecha de otra manera; la historia dice que los inmigrantes europeos trajeron la costumbre de celebrar el final de las cosechas y dar gracias a DIOS por sus bendiciones, costumbre que compartían los nativos americanos con las variantes propias de su cultura.

Cuenta una leyenda que cuando los colonos ingleses estaban recién llegados al nuevo mundo pasaron momentos difíciles y hambre, porque las semillas que traían no germinaron en estas tierras, fue en este tiempo que los nativos compartieron con ellos unas semillas de plantas autóctonas que podían sembrar y cultivar, por este acercamiento, los grupos se unieron e hicieron la primera “Cena de acción de gracias” en América.

Como se puede observar, tanto la historia y la leyenda nos comparten valores importantes como estar agradecidos por las diferentes formas en que DIOS nos demuestra su infinito amor, incluso los momentos difíciles traen consigo una bendición, como en el caso de los colonos ingleses, compartir con aquellos que nos demuestran que cualquier situación es buena para reconocernos como hermanos.

Más allá de las tendencias culturales que trae la globalización, e imitar todo lo que hacen los demás, debemos darle un propósito a cada fecha de celebración que vamos a plagiar, copiar o adoptar de otras culturas; esta celebración de “Acción de Gracias” debe ser la excusa perfecta para dar gracias a DIOS por todo lo que hemos vivido a su lado y todo aquello que ÉL nos permita vivir.

En el grupo de conexión de mi iglesia, los líderes organizaron una actividad, que por su entorno simbólico y lleno de emociones, me pareció muy bonita. Escribimos en unos Post-It las cosas maravillosas que hizo DIOS y aquello que va a hacer en nuestras vidas, para darle gracias. Los pegamos sobre unos globos y luego de una oración, soltamos los globos enviando un mensaje a nuestro amado PADRE.

Esta época de navidad, más allá de los regalos, las tortas, los dulces y los villancicos, debemos celebrar juntos, en familia, para recordar que todos somos hermanos, porque tenemos un solo PADRE, lleno de amor y mimos para nosotros, porque celebramos el natalicio del héroe que nos regaló la libertad y contamos con la reconfortante compañía del Espíritu Santo; así algunas veces no entendamos sus decisiones, debemos estar seguros que siempre quiere lo mejor para sus hijos, porque no importa si el pavo se nos sale de la olla, habrá pernil de cerdo y vino rebosante en el cielo.

Hoy quiero dar gracias a DIOS por todo lo que representa en mi vida, por todas las oportunidades que me ha dado y estoy seguro me va a dar, por lo bueno y lo aparentemente malo que compone cada uno de los días de mi existencia, porque ÉL nunca suelta mi mano y guía mis pasos, porque lucha mis batallas y se hace fuerte en mis debilidades, porque mi felicidad emana de su amor, porque pinta de colores todos mis días y su voz es música en mi corazón, porque aunque algunas veces me porte mal y pierda la lección ÉL tiene la paciencia y la misericordia para enseñarme y darme un nuevo chance. Porque no importa si tengo pavo o no frente a mis ojos en esta navidad, cuento con un tesoro más grande: Su amor infinito e incondicional.

Autor: Mr.Cesos

De vocación escritor, soldado del REINO y a la orden de SU MAJESTAD. En la actualidad sigo al más grande héroe de todos lo tiempos: JESÚS.