Semana – Día 2

Agradecer a DIOS el nuevo día,

su nueva misericordia,

la posibilidad de sentirle y tenerle cerca,

la alegría de tomar su mano, para descubrir su inmensidad.

Sentir la presencia de aquel que ha pintado la mañana de amarillos y naranjas,

Para decirnos en su lenguaje que nos ama,

Que somos sus hijos.

A pesar de nuestra rebeldía, aún si olvidamos sus mimos diarios,

Aunque no recordemos la bendición de tener su soplo de vida,

su fuego interior,

A pesar de nosotros mismos, ÉL besa nuestros ojos cada día cuando el sol nos ilumina el rostro.

Autor: Mr.Cesos

De vocación escritor, soldado del REINO y a la orden de SU MAJESTAD. En la actualidad sigo al más grande héroe de todos lo tiempos: JESÚS.