Álbum

Junto con la llegada del Atari 2600 y el estreno de: “La Guerra de las Galaxias”, la joven familia Osorio vive entre vítores y sonrisas el arribo de su primogénito, sin imaginarse la ardua labor de criar a un varón un tanto voluntarioso e insurrecto. Con el ánimo de plasmar en la historia este fausto acontecimiento y mostrar con orgullo para las generaciones postreras, a quien fuere la mejor de sus obras, tomaron una foto en sepia para iniciar el álbum de su pequeña celebridad, aquel que siempre contó entre sus fans a los profesores y al prefecto de disciplina.

– Fragmento de: “César Osorio, biografía sin escribir”

Con esta introducción quiero hacer llegar a sus mentes la imagen del “Álbum familiar”, ese libro lleno de imágenes y polvo que la mamá de cada uno de nosotros le mostraba a familiares, novi@s y amigos para sabotear nuestro entorno social, ese libro en donde reposan las fotos del primer desnudo en la tina, el paseo de olla y el matrimonio del primo en decimoquinto grado de quien sólo trae recuerdos este llamativo artilugio del pasado.

Si bien es cierto que las fotos que tienes en el álbum no representan tu vida, sino sólo los momentos importantes que viviste y que ya hacen parte de tu pasado; también es cierto que a través de ellas queremos volver eternas nuestras experiencias hermosas, queriéndolas capturar en imágenes. Es un afán romántico en el que todos buscamos alargar nuestras victorias e instantes felices, utilizando “máquinas del tiempo” que nos traigan estos recuerdos, infortunadamente aquellos objetos sólo representan momentos estáticos.

Tu vida real está compuesta por todo lo que te ayuda a construir tu presente, triunfos y derrotas, la cotidianidad de un desayuno, la maravillosa sensación de un beso, el cansancio de la noche cuando llegas a casa después del trabajo, el dolor de muela y el regaño de tu jefe. La vida real se construye desde las pequeñas decisiones que tomamos a diario, incluyendo lo que te vas a poner para el día, como lo que vas a cenar en la noche. Todo eso que está detrás de cada foto y que te ayudó para la llegada de ese “click”.

Una seguidilla de buenas y malas decisiones, trascendentales o no, componen lo que llamamos nuestras vidas; lo realmente importante, es que disfrutes de cada uno de esos instantes sin perder de vista el propósito que DIOS tiene en tu vida, cada momento vivido es sublime desde la óptica de un DIOS que nos permite existir y tomar decisiones, que nos contempla con amor.

No quiero decirte: “Vive tu día como si fuera el último”, porque no me gustan los “clichés”, si supiera que hoy es el último día de mi vida, seguramente lo que menos quiero hacer es ir a trabajar, o ponerme a hacer locuras que nunca imaginé, como lanzarme en paracaídas desde un avión a miles de metros de altura. Estoy seguro que lo que haría, sería acercarme a todos los que amo para morir rodeado de aquellos que son especiales para mi, compartir con ellos mis últimos instantes.

El ejercicio del “último día de mi vida” debe ayudar a reflexionar sobre lo trascendental de nuestra existencia, ¿qué hemos hecho?, ¿qué hemos dejado de hacer?, ¿hemos cumplido con el propósito divino?, ¿somos mejores personas?, ¿realmente somos merecedores de llamarnos hijos de DIOS?. Todas esas reflexiones deben ayudarnos a enderezar el camino y hacer que esas imágenes que nadie ve, vayan construyendo las fotos que DIOS pegará en su álbum y lo harán sonreír.

Autor: Mr.Cesos

De vocación escritor, soldado del REINO y a la orden de SU MAJESTAD. En la actualidad sigo al más grande héroe de todos lo tiempos: JESÚS.