La felicidad, un estado del alma

“La vida para quienes creen en ella es luminosa y refleja un feliz estado del alma” – Elías Prieto –

Quien cree en DIOS, cree en la vida, en su aliento trasmitido a una figura de barro que fue creada a su imagen y semejanza y es heredera de su reino.

A través del PADRE ETERNO, somos príncipes del universo y de tal forma debemos comportarnos, Jesús como hijo de DIOS al igual que todos nosotros fue dotado de amor y como humano de libre albedrío, pero Él entendió que el amor, visto como el arma más poderosa incrustada en los corazones de los hombres no es una opción, es un deber.

La extensión del reino depende de conquistar nuevas tierras a través de la fuerza del amor. A través de la blanda respuesta al improperio, la capacidad de perdón es una de las balas de más grueso calibre disparada por el amor.

El ejemplo y la humildad, son otras balas poderosas que pueden rendir el alma de los hombres a la grandeza de nuestros DIOS, lavar los pies de quienes se veían como sus súbditos o subordinados hace que Jesús nos muestre el camino de reconciliación y reconocimiento para con nuestros hermanos.

Cada nuevo avance en la construcción del reino en la tierra depende de la conciencia de nuestra condición de príncipes. Para lograrlo es necesario empezar por algún lado, para mi fue iniciar mi proceso de formación como cristiano.

Autor: Mr.Cesos

De vocación escritor, soldado del REINO y a la orden de SU MAJESTAD. En la actualidad sigo al más grande héroe de todos lo tiempos: JESÚS.