No nací para superhéroe

Hace unos días vi el estreno de Spiderman, les confieso que era mi héroe preferido de niño, tal vez porque tenía un lado frágil y humano, diferente a los demás superhéroes, tenía sentimientos, estaba enamorado, sangraba, sentía frustraciones y era un estudiante cualquiera en una escuela X en el mundo. Algo que me hacía sentir que algún día yo podría ser un héroe.

Nosotros como seres humanos, como carne, sangre y huesos somos criaturas frágiles no somos héroes, pero como hijos de DIOS nos reviste un poder divino e infinito que es poder del Espíritu Santo en nosotros (La picadura de la araña), tenemos como motivación y ejemplo la vida de JESÚS, el verdadero héroe, ese DIOS que se convirtió en humano para darnos la esperanza de ser héroes.

Nacimos manchados de pecado, no perfectos, pero en CRISTO somos perfectos, el cambio y el salvar al mundo depende de nosotros. De enfrentar nuestros miedos, luchar contra nuestra propia carne, vivir una vida en CRISTO, para vencer la basura del mundo que se esconde en nosotros.

La fragilidad nos hace ver como Pedro hundiéndose en el agua, pero JESÚS nos dará la mano como a él y nos dejará a salvo, debemos dejar de escuchar de parte de DIOS: “¿por qué dudaste?”, debemos trabajar nuestra fe, es una tarea en la que me incluyo (Sé que no es fácil). Debemos apoyarnos en la voz de nuestros guías y líderes, leer la palabra, hablar con DIOS.

El campo de batalla más importante se encuentra dentro de nosotros mismos, la lucha contra esa parte frágil nos hará fuertes, JESÚS el más grande héroe de todos los tiempos pudo vencer su carne, pudo vencer la muerte y Él es quien nos repite todos los días, cada vez que nos alistamos para salir de casa a trabajar o a estudiar: ” Peter, recuerda que un gran poder trae consigo una gran responsabilidad”.

Autor: Mr.Cesos

De vocación escritor, soldado del REINO y a la orden de SU MAJESTAD. En la actualidad sigo al más grande héroe de todos lo tiempos: JESÚS.